Como Salvar Mi Matrimonio: Ver La Falla En La Comunicación



por Natalia Fernandez, autora de Recuperar Mi Matrimonio

Pasa en las mejores familias. La comunicación es algo inconstante, y las vías de comunicación pueden llegar a ser algo confusas de vez en cuando, sobre todo cuando se involucran los sentimientos.


Incluso aquellos que piensan que son inmunes a la confusión de conflictos pueden verse arrastrados a una falla en la comunicación, cuando menos se lo esperan, y se produce el caos.

Esto me sucedió el fin de semana, y hasta para ser sincera, me tomó por sorpresa.

Incluso aquellos de nosotros que estamos mejor preparados, no somos inmunes.

Mi pareja me dijo algo que realmente me dolió, y yo arremetí en mi propia defensa.

Fue un argumento tonto, algo tan simple como un frasco de loción para después de afeitarme fuera de lugar.

Pero para mí, representó algo mucho más profundo, que se había estado gestando por un par de semanas.

Me siento frustrada por tener que buscar algo cuando no está donde debería.

Peor más aún, cuando mi pareja lo ha cambiado y no sé por donde comenzar a buscar.

La loción para después de afeitarme, agujas e hilo, las llaves del auto, un frasco para guardar bicarbonato de sodio, las fundas para las sillas del jardín, todos son ejemplos de casos en los que tuve que poner la casa patas arriba.

Una respuesta simple por parte de mi pareja cuando cambio estas cosas de lugar me habría ahorrado mucho tiempo y frustración.

Y qué respuesta recibí?... "Tienes que abrir más los ojos y organizarte mejor".

Estaba hecha pedazos. Cuando llego a casa del trabajo, paseo al perro y preparo la cena para que esté sobre la mesa para cuando mi pareja llegue a casa.

La casa está siempre impecable y cálida, ya que soy muy consciente de volver a casa a un entorno ordenado.

Veo esto como una parte fundamental de mi rol al llegar a casa primero, y toma mucho de mi tiempo.
 
Dar a entender que tengo tiempo para "organizar mejor" de verdad hace daño.

No espero elogios, pero tenía la esperanza de que mis esfuerzos fueran reconocidos.

Me ha dicho "no espero que me hagas la cena todas las noches", lo cual interpreté como una ingratitud y me duele aún más.

Entonces, que hacemos ahora? Mi pareja se sintió culpable al llegar a la casa perfecta cada noche, mientras que yo me sentía culpable de que no estuviese perfecta.

Nunca se trató de hacerlo sentir culpable, pero parecía que lo hubiese hecho.

Y aquí es donde la comunicación falló. Malinterpretó mis esfuerzos, y yo malinterpreté su respuesta.
Comunicación, comunicación, comunicación.

Necesito que mi pareja me mantenga informada de las cosas que cambió de lugar.

Necesito saberlo.

Necesito expresar mi frustración antes de que llegue al punto de ebullición.

Ambos necesitamos hablar más sobre nuestros sentimientos, y de cómo nos hace sentir cada una de nuestras contribuciones a nuestra casa y nuestra relación, y cómo interpretamos cada contribución de los otros.

No es una competencia, pero muchas parejas lo sienten así.

Cuando las personas sienten culpa o estrés, eso las lleva a actuar de un modo extraño.

A menudo, el estrés y la culpa son las barreras de comunicación.

La clave para superarlas es reconocerlas, y tener el valor de hablar de acerca de ello.

Usted podría ser capaz hacerlo como pareja, o tal vez desee la ayuda de un amigo que pueda escuchar la forma en que se comunican entre sí y ofrecer ideas y consejos.

Lo hemos resuelto, nos hemos besado y abrazado.

No dolería tanto si no sintiera tanto amor al mismo tiempo.

Pero me ha servido como un buen recordatorio.

A veces uno está tan metido en sus propias emociones que se olvida de pensar en la otra persona.

También es necesario contemplar la posibilidad de que se estén interpretando mal el uno al otro.

Hablar sobre eso es la manera de exponer la falta de comunicación y dejar que comience la sanación.

Una buena lección a aprender, incluso para los expertos...

0 comentarios:

Publicar un comentario