Cómo Reconstruir El Matrimonio Con Acciones

Por Natalia Fernandez, autora de Recuperar Mi Matrimonio 

Hablar es fácil.

Mucha gente consulta sobre sus problemas maritales, queriendo desesperadamente encontrar una manera de llegar a sus parejas y deshacer el daño que ya se ha hecho.


En medio de declaraciones de amor, promesas de que las cosas serán distintas la próxima vez y que ellos realmente han cambiado, es difícil tener fe en que las palabras son más que buenas intenciones y promesas vacías.

Parece que cada vez más estamos buscando la manera de convencernos unos a otros que sentimos lo que estamos diciendo, pero no respaldamos nuestras palabras con acciones apropiadas.

Hay quienes tratan de reparar el daño en su matrimonio, con la súplica de perdón, con responder según la petición de su pareja, con decirle que ha cambiado y que debería creerle.

Pero las acciones durante el período de crisis en el matrimonio son deplorables. Muchas veces las parejas son realmente terribles el uno con el otro: se mienten, se engañan, se enojan, se niegan a ayudar con la crianza y el cuidado de sus hijos, culpan al otro por su engaño, y nunca realmente aman a sus parejas.

Las acciones de estas personas, que cometen adulterio, mienten, engañan y decepcionan a sus parejas, son cosas que pueden hacer que un matrimonio que funciona quede patas arriba. Sin embargo, por extraño que parezca , ¡quieren la redención!

¿Mi consejo?

Permítete ser juzgado por tus acciones y no por tus palabras. Si tus palabras caen en oídos sordos o tienes dificultades para encontrar una manera de comunicar tu pesar o promesas de cambio a tu pareja, considera de qué manera tus acciones están apoyando este objetivo.

¿Eres respetuoso respecto a los sentimientos de su pareja? ¿Reconoces el derecho de tu pareja a sentirse herida o desconfiada? ¿Reconoces que la redención y el perdón no vienen de la noche a la mañana? ¿Son tus acciones hacia tu pareja las de un amigo solidario o un amante enojado? ¿Cómo reconstruyes en cada acción la confianza en su relación? 

La auto-conciencia de cómo tus acciones están siendo recibidas es una habilidad que te animo a desarrollar.

Da un paso atrás. Respira. Concéntrate. Haz cada interacción con tu pareja lo más positiva posible. Incluso si realmente odias a tu pareja en este momento o sientes que ella realmente te odia, acuérdate de la época en que eran amigos. 

Recuerda cómo te sentías al simplemente estar el uno con el otro y pasarla bien. Piensa en cada interacción como una oportunidad para lograr que ambos estén un paso más cerca. Incluso si sientes como si no quisieras ser su amigo en este momento, puedes ser quien haga un pequeño esfuerzo todos los días.

Hay maneras en las que puede mostrar su amor por su pareja. No tienen por qué ser grandes gestos. Pueden ser la cosa más insignificante, una taza extra de café hecho en la mañana, comprar los panecillos favoritos, una nota en el almuerzo de su pareja, una barra de chocolate o una foto favorita enmarcada.

La clave de la redención está en dejar el pasado atrás. No se trata de prometer que el futuro será diferente. Se trata de dejar que tus acciones te guíen a hacer que el futuro suceda, un día a la vez.


0 comentarios:

Publicar un comentario