¿Debes rogarle a tu pareja que vuelva contigo?

Por Natalia Fernández, autora de Recuperar Mi Matrimonio

No vas a creer esto, pero... 

Tú NUNCA debes pedir o rogar a tu pareja para conseguir que vuelva. Rogar o pedir sólo demuestra a tu pareja cuan profundo irás para recuperarlo. A continuación, te sentirás humillado cuando no haya una respuesta a tus ruegos. Cuando el matrimonio está en crisis, no hay que mostrar a la pareja que estás entrando en pánico. 

La desesperación hará que tu pareja tenga una sensación de asfixia y lo empujará aún más lejos. Mantente a ti mismo y mantiene tus pensamientos claros antes de hacer cualquier cosa que te lleve a arrepentirte. 




Por ejemplo: 



Imagina que tu pareja te ha dejado. Te sientes solo, desesperado y harías cualquier cosa para recuperarlo. Llamas continuamente, haces cosas que sabes que le gustan, y pides a todos sus conocidos que te ayuden a recuperarlo de nuevo. Lo que no te das cuenta es que, en el proceso, has regalado el poder de negociación que podrías haber tenido. Le has demostrado a tu pareja que deseas aceptar la responsabilidad al 100% para lograr salvar tu matrimonio... y tu pareja no tiene que hacer nada, solo volver a ti. 

Tú puedes no creer esto, pero muy pocos matrimonios alcanzan el punto de separación o divorcio sin ser empujados hacía ese camino por ambas partes. Los dos se influyen entre sí en formas que ni siquiera pueden ser visibles. Por eso es tan importante analizar por qué tu matrimonio está en crisis. Incluso un pequeño cambio en tu actitud, acciones o estilo de vida, puede cambiar completamente la dinámica de tu matrimonio. Tú tienes un poder enorme... pero sólo si sabes como usarlo. 

Rogar y suplicar regala ese poder. La comunicación clara y honesta lo intensifica. Tú eres un adulto, no dejes que las acciones de tu pareja te conviertan en un niño. Si tu pareja necesita espacio, dale espacio. 

Pasa tiempo haciendo esas cosas que te hacen sentir fuerte, capaz y nutrido. Pasa tiempo con tu familia y tus amigos, habla de tus sentimientos con otros. Haz lo que sea para asegurarte de que la próxima vez que hables con tu pareja acerca de la crisis matrimonial estés tranquilo, recogido y controlando tus sentimientos, de modo que puedas hablar con sinceridad. 

Antes de hablar con tu pareja, hazte estas tres preguntas. ¿Te sientes a la defensiva? Si es así, da un paso atrás. Tú puedes no estar listo para hablar con tu pareja. ¿Te sientes desesperado? Si es así, da un paso atrás. Tú puedes no estar listo para hablar con tu pareja. ¿Te siente resentido y enojado? Si es así, da un paso atrás. 

Tú puedes no estar listo para hablar con tu pareja. Solo recuerda: la pelota esta de tu lado. Como tus reacciones ante la separación de tu pareja, puede determinar el curso de tu matrimonio.

0 comentarios:

Publicar un comentario