Comunicarse con la pareja: cómo ser un buen comunicador

por Natalia Fernandez, autora de Recuperar Mi Matrimonio

Según Howard Markman, profesor de psicología y director del Centro de Estudios de la Familia y el Matrimonio de la Universidad de Denver, "La calidad de la comunicación de la pareja antes del matrimonio es uno de los mejores predictores del éxito matrimonial futuro". No son las diferencias de opinión y preferencias lo que importan, lo que importa es cómo esas diferencias son tratadas y resueltas.


Esto requiere una gran habilidad en la comunicación, habilidad que pocas parejas desarrollan antes de que sea ya demasiado tarde. Una vez que el matrimonio ha fracasado, ninguno de los dos se siente inclinado a comunicar o abrirse a la otra persona. La solución de Markman es enseñar las técnicas constructivas antes de que una pareja se case, pero eso no puede ayudar a millones de parejas por ahí con avanzados problemas maritales.

¿Eres Un Buen Comunicador?

Si como dice Markman, el 30% a 50% de las parejas son mutuamente abusivas, o responden al abuso verbal o emocional con más abuso, entonces no es de extrañar que tantos matrimonios sean disfuncionales. ¿Tienes algunos patrones de comunicación o actitudes negativas? Marca cualquiera de los que vayan contigo en la siguiente lista. 
  • Actúo a la defensiva cuando mi pareja hace críticas de mi o nuestro matrimonio.
  • Siempre tengo que estar en lo cierto.
  • Siempre hablo del lado negativo de las cosas, es más realista.
  • Puedo evitar los conflictos apagándome emocionalmente.
  • Yo culpo a mi cónyuge, si es su culpa.
  • Traigo el pasado a los argumentos.
  • Soy de criticar a mi cónyuge delante de los demás.
  • No le pido lo que quiero directamente. Si mi pareja me ama, él o ella podría leer mi mente.
  • No creo que tenga que hacer todo lo que prometo hacer.
  • No tengo que ser respetuoso con mi pareja. Estamos casados, por lo que podemos tratarnos como nos gusta.
  • No lo comparto con mi pareja y guardo lo que siento para mí.
  • No digo todo a mi cónyuge. Los secretos están bien.
  • Me resulta difícil decir "lo siento".
  • Me resulta difícil esperar a hablar hasta que mi pareja haya terminado su discurso.
  • Dejo que los conflictos duren varios días o a veces meses.
  • Me burlo de mi ridícula pareja.
  • Nunca olvido nada que mi pareja me haya hecho.
  • A menudo me encuentro a mí mismo elevando la voz cuando no estoy de acuerdo con mi pareja.
  • A menudo hablo sobre mi cónyuge.
  • Me molestan comentarios que mi pareja ha hecho en el pasado.
  • Hago bromas a mi pareja que él o ella encuentra molestas.
  • Quiero ganar todos los argumentos, no llegar a una solución.
  • Me temo que compartir mis pensamientos más personales con mi pareja va a permitir que él o ella abuse de los mismos (por ejemplo, burlándose de mí o contándoselo a otras personas).
  • Si mi cónyuge malinterpreta lo que dije, me enojo.
  • Si hay algo que mi pareja hace y me molesta, tenemos una discusión al respecto.
  • Mi atención a menudo se va cuando mi pareja me está hablando.
  • Mi pareja es demasiado sensible a lo que digo.
  • Cuando no tengo ganas de hablar acerca de algo, me termino enojando.
  • Cuando mi pareja no sabe nada acerca de un tema, dejo que él o ella lo sepa.
  • Cuando tenemos una discusión, a menudo termino gritando, llorando o saliendo de la casa. 
Es difícil crear un ambiente de comunicación positivo y amoroso, cuando tú nunca has experimentado ese tipo de ambiente por ti mismo. Las personas que crecieron en familias disfuncionales con los patrones de comunicación negativa a menudo se encuentran cayendo en esas mismas conductas por sí mismos cuando se casan. Sin embargo, la mala comunicación puede destruir un matrimonio. Si tú puedes... 
  • Reemplaza la crítica con elogios,
  • Sustituye las acusaciones con los intentos de comprensión,
  • Sustituye el habla con la escucha,
  • Cambia la actitud defensiva con la apertura y
  • Reemplaza el silencio con la participación.

... Te sorprenderás de la diferencia que hace en tu matrimonio. 

0 comentarios:

Publicar un comentario